jueves, 25 de septiembre de 2008

El Fuego



Elemento primordial, esa fascinación que nos provoca de chicos se mantiene viva en nuestra vida de adultos. El niño que aún vive dentro nuestro se siente atraído ante una hoguera como la mariposa hacia la luz.

Empecé haciendo cerámica en horno eléctrico, pero pronto la curiosidad por la técnica del rakú me llevó a construir uno pequeño a leña. A esta primera versión siguió otra pero de tiro invertido, a partir de la cual desarrollé el horno a leña más grande que construímos en la escuela Musto de Rosario y en la Quinquela de Casilda, entre otros lugares.

En esta presentación aparecen los planos y fotos de estos hornos:



.................................................................

No hay comentarios: